NIÑA ENCUENTRA UN DORITO INFLADO, Y LO VENDE EN 15.000 DOLARES.

Es dificil vivir en pleno siglo XXI y no conocer los Doritos. El bocadillo es una marca reconocida a nivel mundial y comparte algunas caracteristicas con otras franquicias de productos poco saludables. Estamos acostumbrados a recibir mucho aire, en la bolsa empaque de los doritos, pero en esta oportunidad, el aire tambien se encontraba situado dentro de uno de los bocadillos.

Sucedió en Queensland, Australia. La joven Rylee Stuart, de apenas 13 años, estaba comiéndose sus triángulos de maíz naranjas cuando cogió uno del interior, dándose cuenta de que era especial, y que estaba inflado con aire. Lo normal es que se lo hubiera comido sin más, pero decidió hacer una foto, comentárselo a sus conocidos y poner el dorito a la venta en eBay como curiosidad, para ver hasta cuanto podían pagar por él en internet. Ya hemos visto casos similares.

 «Estaba a punto de comerlo, y pensé que sería mejor guardarlo para más tarde», explicaba Rylee. La subasta comenzó por menos de un dólar, un precio estándar, y describía al producto como «un dorito único de su clase». Tras colgar el anuncio, no pasó mucho tiempo hasta que el producto alcanse la suma de 100.000 dólares. La pequeña vio cómo los usuarios se peleaban por el dorito, con precios cada vez más desorbitados. El anuncio fue eliminado, ya que se trataba de un experimento, y no algo para lucrarse.

Fue tal la viralidad de la publicacion, que el comentario llegó a oidos de la marca. Sí, la propia marca del snack supo lo que estaba sucediendo y decidió recompensar a la pequeña. La filial de Doritos en Australia hizo eco del dorito inflado, y su directora de marketing, Vandita Pandey, quiso premiar el arrojo de la joven y la manera en la que lidió con el asunto. «Han sido un par de días vertiginosos para Rylee y su familia, y nos ha encantado seguir su historia», comentaba a medios locales.

«Estamos tan impresionados con la audacia y el espíritu emprendedor de Rylee, por lo que queríamos asegurarnos de que la familia Stuart fuera recompensada por su creatividad y amor por Doritos», proseguía, alabando la idea de que en ningún momento quisieron lucrarse con el asunto. Así pues, la empresa de comida decidió ofrecerle una suma de 15.000 dolares y otorgarle un suministro de snacks y productos de la marca especiales.

Sobre el Autor