PREOCUPAN LA SUBA DE VOMITOS INCONTROLABLES EN CONSUMIDORES DE MARIHUANA.

Una enfermedad inusual está aumentando en los Estados Unidos, especialmente en los estados donde el cannabis está legalizado. Las personas que fuman marihuana con regularidad, incluidos los adolescentes, acuden a la sala de emergencias y se quejan de graves molestias intestinales.

«Se retorcieron, se agarraron el estómago y se quejaron de fuertes dolores abdominales y náuseas», explicó el Dr. Sam Wang, médico de emergencias pediátricas. Los expertos y toxicólogos del Hospital de Niños de Colorado que tratan a los adolescentes con esta enfermedad. manifestaron: «Vomitan y luego siguen vomitando cosas fuera de sus estómagos durante varias horas. A menudo dicen que tomaron un baño caliente antes de ir a la sala de emergencias, pero no esto no ayuda».

En 2004, el síndrome de hiperemesis cannabinoide apareció repentinamente en la comunidad médica, cuando un grupo de investigadores australianos escribió sobre 19 consumidores de cannabis a largo plazo que tenían dolor abdominal y vómitos repetidos. Los investigadores siguieron a 9 pacientes a lo largo del tiempo y encontraron que sus síntomas desaparecieron después de que dejaron de consumir marihuana, pero reaparecieron una vez que reanudaron el consumo de marihuana.

Curiosamente, más de la mitad de los 19 pacientes informaron haber usado baños o duchas extremadamente calientes para aliviar los síntomas. A medida que comenzaron a aparecer más y más casos de SHC, los baños calientes como remedio casero se convirtieron en un tema recurrente.

«Los pacientes a menudo manifiestan, ‘siempre siento náuseas y vómitos por la noche. Me di una ducha caliente y las cosas mejorarán, pero luego vuelve a ocurrir a la noche siguiente'».

El tetrahidrocannabinol o THC es el principal compuesto psicoactivo de la marihuana, que puede entrar en contacto con los receptores del dolor del cuerpo, por lo que una teoría plantea que la sensación dispersiva del calor extremo interrumpe el ciclo del dolor y alivia los síntomas.

Para agravar la rareza de esta nueva enfermedad, el THC y otros cannabinoides de la planta de cannabis se han utilizado para aliviar el dolor y, paradójicamente, también para aliviar las náuseas y los vómitos en pacientes con cáncer sometidos a quimioterapia. Sin embargo, a pesar de la popularidad de la marihuana como analgésico, los resultados de la investigación sobre su efectividad aún no son concluyentes.

fuente: https://cnnespanol.cnn.com/

Sobre el Autor

Lo peor del internet

0