STARTUP SUECA ENTRENA A CUERVOS PARA QUE RECOJAN COLILLAS DE CIGARRILLOS DE LA CALLE.

En un mundo donde parece que los robots van a realizar todas las tareas del mundo futuro, aparece en escena una alternativa biologica, no humana, que tambien esta dispuesta a realizar determinado tipo de tareas. En un primer ejemplo, mencionamos el trabajo de los perros, que están siendo utilizados para la deteccion inmediata del covid en espectaculos al aire libre con publico de por medio.

Ahora son los cuervos quienes demuestran estar aptos para realizar una importante tarea en cuanto al cuidado del medioambiente. Estas aves que se destacan por su inteligencia, en conjunto con el adiestramiento brindado por una empresa sueca, van a cuidar la limpieza de las grandes urbes europeas.

Corvid Cleaning, la empresa detrás de este peculiar método, propone usar cuervos entrenados para recoger las colillas. La idea es, es simple pero efectiva: por cada colilla recogida, el pájaro recibe comida. Cuantas más colillas, más comida.

Segun informa The Guardian Corvid Cleaning, una startup de Södertälje, cerca de Estocolmo, va a llevar a cabo una prueba piloto antes de desplegar el programa en todas la ciudad. El motivo, además de comprobar la eficacia, es tener en cuenta la salud de los pájaros. Al fin y al cabo, están recogiendo colillas de cigarrillos.

Christian Günther-Hanssen, fundador de la empresa, detalla que este sistema podría ahorrar hasta un 75% de los costes asociados a la recogida de colillas. Grosso modo, los cuervos recogerían las colillas y las llevarían a una suerte de depósitos desarrollados por la empresa para, posteriormente, recibir la recompensa.

Los cuervos usados para la tarea, pertenecen a la especie Nueva Caledonia (Corvus Moneduloides), quienes destacan entre sus pares por su inteligencia.

Estos plumiferos son tan listos, que pueden fabricar herramientas con forma de gancho, para capturar presas. Ademas, los cuervos poseen consciencia primaria o sensorial. En concreto, tienen experiencias subjetivas, una capacidad que hasta ahora solo se había demostrado en primates, y nunca en el pequeño cerebro de las aves.

El fundador de la empresa asegura estas aves son «más fáciles de enseñar» y que también existe una «mayor probabilidad de que aprendan unos de otros». En cualquier caso, el éxito de la prueba dependerá del rendimiento de los pájaros, de cuántas colillas sean capaces de recoger y, por supuesto, de la financiación.

Sobre el Autor

Lo peor del internet

0