EN ESCOCIA ENTRENAN A RATAS HEROICAS, QUE PUEDEN RESCATAR PERSONAS ATRAPADAS LUEGO DE UN TERREMOTO.

Gracias a su peso y tamaño, estos roedores pueden ser de gran ayuda en una catastrofe.

Una de las catastrofes naturales que todavia no pueden ser prevenidas por los humanos, son los terremotos. Predecir los movimientos sísmicos es una vieja aspiración del ser humano, incluso desde antes del desarrollo de la ciencia moderna. Podriamos afirmar entonces, que los terremotos y demás movimientos teluricos, son inevitables. Con el fin de reducir las perdidas de vidas humanas una vez ocurrida la catastrofe, lo que la ciencia busca, es tratar de optimizar el trabajo de primeros auxilios y ayuda humanitaria. Aunque parezca insolito, una organización está entrenando a las llamadas ‘ratas heroicas’.

Por su diminuto tamaño y su agilidad, estos roedores pueden escabullirse por recovecos en los que cualquier persona no sería capaz. La asociación APOPO, en conjunto con la doctora Donna Kean, trabajan incansablemente para entrenar a los roedores, a fin de que estos brinden ayuda a los damnificados luego de un terremoto.

La científica de Glasgow (Escocia) explicó que entrenan a 170 ratas en distintos proyectos que van desde la detección de tuberculosis, hasta la deteccion de minas terrestres. Gracias al peso que este animal tiene, no existen posibilidades de que puedan activar los explosivos. También se espera que sean capaces de olfatear la brucelosis, una enfermedad infecciosa que puede afectar al ganado.

Luego del entrenamiento, las ratas realizaran pruebas en Turquía, un país propenso a los terremotos.

Los animales llevan incorporada a su cuerpo, una mochila con micrófono, cámara y rastreador GPS. Tambien tendrán un pitido que les indicará cuándo deben volver a la base.

«Pueden vivir de cualquier cosa. Son muy buenas para sobrevivir en diferentes entornos, lo que demuestra lo adecuadas que son para las labores de búsqueda y rescate», aseguró la doctora. «Son muy fáciles de adiestrar […] Existe la idea errónea de que son sucias y antihigiénicas. Con nosotros están bien cuidadas, son animales sociables», finaliza comentando la Dra Kean.