ALEXA DE AMAZON PODRÁ IMITAR LA VOZ ALGUIEN FALLECIDO.

El futuro que muchas veces vaticinaba la ciencia ficción, parece volverse cierto. A pesar de que existe un problema ético en medio, la tecnología parece ser la herramienta precisa para que la muerte vaya desprendiendose del concepto de cesasion de existencia. Ahora gracias a la tecnologia, las personas que ya no se encuentran de forma fisica entre nosotros, podrán seguir vigentes a través de la emulación.

Un ejemplo de esto es el trabajo que esta realizando la gente de Amazon, con una nueva funcion para su asistente Alexa. La empresa está desarrollando una tecnología basada en Inteligencia Artificial (IA) que recupera la voz de personas fallecidas y las reproduce a través de su asistente virtual, Alexa.

La compañía ha dado a conocer este trabajo durante la conferencia re:MARS, un evento destinado al aprendizaje automático (machine learning) y a la automatización, dondea adelantaron el accionar de esta nueva tecnologia.

El ingeniero sénior Rohit Prasad, fue el encargado de presentar la nueva funcion de Alexa. El ingeniero asegura que «una de las cosas más sorprendentes de Alexa es la relación de compañerismo que tenemos con ella».

Prasad sostiene de que «en esta relación de compañerismo, los atributos humanos de empatía y afecto son clave para generar confianza» y que estos tomaron importancia luego de la pandemia.

El directivo tambien remarcó que esta invención requirió que los desarrolladores de Amazon aprendieran a «producir una voz de alta calidad con menos de un minuto de grabación frente a horas de grabación en el estudio».

Si bien Amazon trabaja en esta tecnología, esta no se encuentra disponible de momento, ni se sabe puntualmente cuando será su lanzamiento oficial, asi que no espere tener a la abuela leyendo su cuento favorito en la proxima actualización de Alexa.

Para finalizar, la polemica que envuelve a esta nueva tecnología radica en que  resucitar digitalmente a una persona puede ser entendible como algo poco ético. Obviamente no vamos a tener consentimiento de dicha persona para hacerlo, por lo que es al menos cuestionable hacer uso de la voz característica de una persona fallecida.

Sobre el Autor