LA NASA PIDE A UNA CASA DE SUBASTAS, QUE LE DEVUELVA POLVO LUNAR Y UNAS CUCARACHAS.

El fallecimiento de la científica propietaria del material de estudio, permitió que la casa de subastas apoderarse del infrecuente motín.

Esta historia puede asombrar a los coleccionistas allegados a la persona que gano la subasta que exhibe orgullosamente su adquisicion, aunque la verdad es completamente diferente. El material fue retirado de subasta por los peligroso que significa adquirir material extraterrestre.

La agencia espacial solicitó a la casa de subastas RR Auction, que suspenda la venta de las muestras de polvo lunar recolectado en en el alunizaje de la misión del Apolo 11, en el año 1969.

Estas muestras de material extraterrestre fueron suministradas experimentalmente como alimento a cucarachas,  para determinar si las rocas lunares contenían algún tipo de patógeno que representara una amenaza para la vida terrestre.

Por razones que desconocemos, el polvo lunar y las cucarachas nunca fueron reintegrados a la agencia espacial, y aunque parezca mentira, fueron exhibidos en la casa de Brooks.

La cientifica perdio la vida en el año 2007 y su hija vendió las pertenencias de su fallecida madre en el año 2010. Ahora parte de esos articulos, están a la venta por parte de un consignador anonimo.

La casa de subastas posee actualmente los preciados objetos, pero quien es el dueño del destino de estas muestras lunares, es el consignador señaló Mark Zaid, abogado de RR Auction.

El abogado también demostró que la firma siempre se encuentra abierta a colaborar con la agencia espacial: “Ya hemos trabajado con la NASA antes y siempre hemos cooperado con el gobierno federal cuando dicen ser propietarios de artículos, señaló. “A fin de cuentas, queremos actuar adecuadamente y de forma legal”.

Los articulos experimentales, que incluyen un frasco de vidrio, 40 miligramos de polvo lunar y los restos de tres cucarachas, ostentaban un precio de venta de aproximadamente 400.000 dólares. Aunque dado el peligro que representa que alguien no calificado obtenga material potencialmente peligroso, los productos fueron retirados de la subasta, indicó RR Auction el jueves.

“Todas las muestras de la misión Apolo, según se estipula en esta colección de objetos, pertenecen a la NASA y ninguna persona, universidad u otra entidad jamás ha recibido permiso para conservarlas después de su análisis, destrucción u otro uso para cualquier propósito, en especial para su venta o exhibición particular”, señaló la agencia espacial en su misiva fechada el 15 de junio.

La misión del Apolo 11 importó a nuestro planeta, 21 kg (47 libras) de rocas lunares. Una parte de este material, le fue suministrada como alimento a insectos, peces y otras criaturas pequeñas para comprobar la mortalidad de la ingesta.

Las cucarachas alimentadas con el polvo lunar fueron llevadas a la Universidad de Minnesota, donde la entomóloga Marion Brooks las diseccionó y estudió.

“No encontré evidencia de agentes infecciosos”, dijo Brooks al Minneapolis Tribune en un artículo publicado en octubre de 1969. En el texto, no se manifiesta evidencia alguna de que el material lunar fuera tóxico o causara otros efectos nocivos en los insectos.

Sobre el Autor

Lo peor del internet

0