SEND ME TO HEAVEN, LA APLICACION QUE TE INVITA A LANZAR TU TELEFONO POR LOS AIRES.

Si ud gana en el juego, ironicamente, perdera su celular.

Desde que los teléfonos evolucionaron y pasaron a ser inteligentes, se convirtieron en nuestra principal plataforma de entretenimiento. Entre las millones de aplicaciones que podemos descargar gratuitamente, existe una app de entretenimiento, con la que. no literalmente, vas a destrozar tu telefono y, aunque no lo parezca, la destructiva propuesta parece ser un exito

Advertencia: Esta pagina web no se reponsabiliza por la posible rotura de telefonos moviles. Utilice la app bajo su propio riesgo.

Send Me To Heaven (oficialmente estilizado como SMTH ) es una aplicación de Android desarrollada por Carrot Pop que mide la distancia vertical a la que se lanza un teléfono móvil . Los jugadores compiten entre sí tratando de lanzar sus teléfonos más alto que los demás, a menudo con el riesgo de dañar sus teléfonos. La aplicación fue prohibida inmediatamente en la App Store, pero sigue estando disponible en Google Play , donde mantiene seguidores de culto.

Petr Svarovsky, un artista noruego nacido en la República Checa que fundó Carrot Pop para desarrollar aplicaciones transgresoras para teléfonos inteligentes,  indicó durante una entrevista con la revista WIRED que esperaba que la gente destruyera tantos iPhones como fuera posible mientras jugaba su juego. «La idea original era tener aparatos muy caros, que las personas en ciertas sociedades compran solo para presumir y para que los tiren». No obstante, el juego móvil se abre con una advertencia que solicita a los jugadores que estén atentos a su entorno, junto con un descargo de responsabilidad legal que absuelve al desarrollador de cualquier lesión o daño que pueda resultar del juego. 

La modalidad de juego es simple y peligrosa; se indica a los jugadores que arrojen sus teléfonos lo más alto que puedan, con una rotación mínima para obtener resultados más precisos. La altura máxima se calcula a través del acelerómetro del teléfono, donde es imposible hacer trampa tirando el telefono de un edificio por ejemplo.

Las puntuaciones excepcionalmente buenas pueden aparecer en la tabla de clasificación del juego, que se divide en las categorías: Top 10 mundial, Top 10 de la semana, Top 10 del día y Top 10 local.  Algunos usuarios alcanzaron puntuaciones de hasta 40 metros (131 pies), aunque luego fuera descubierto de que estos participantes lanzaban los telefonos con algun tipo de ayuda.

Según Svarovsky, la primera demostración del juego tuvo lugar en un festival de música en Oslo, Noruega .  Los asistentes estaban tan entusiasmados con la idea que muchos comenzaron a lanzar sus teléfonos al aire sin molestarse en descargar la aplicación. 

Apple rechazó Send Me To Heaven de la App Store , citando políticas en contra de alentar el daño de un dispositivo iOS . La aplicación fue aceptada por Google Play sin comentarios.

Debido al rechazo de Send Me To Heaven de la App Store, el único dispositivo iOS que actualmente ejecuta una copia de Send Me To Heaven es el iPhone personal de Petr Svarovsky, que contiene el prototipo de la aplicación. Svarovsky ha intentado vender el iPhone gravemente dañado varias veces como un artículo de juego «coleccionable». Aunque está muy dañado, el iPhone aún funciona y se comercializa con el siguiente contenido adicional: el número de teléfono de la ex novia de Svarovsky, el número de teléfono del dentista de Svarovsky, algunas fotografías de gatos y algunas canciones de heavy metal . El teléfono se ofreció por $30,000 en Etsy y, más tarde, por $100,000 en Saatchi Art.

Sobre el Autor