UN HOMBRE TUVO UN ENCUENTRO CERCANO CON UNA BRUJA EN SALTA.

El relato, fue compartido en el grupo de Facebook «Tucuman Paranormal».

Juan José es un hombre que vive en Salta y presenció un hecho paranormal que viralizó a través de las redes sociales. En primer lugar, el desconcertante episodio salió a la luz a través de un relato que escribió en el grupo de Facebook “Tucumán Paranormal”. La experiencia nocturna no se la olvidarán nunca en sus vidas y los usuarios comenzaron a lanzar distintas teorías.

Aguaray es un “lugar inhóspito y muy difícil para vivir; aún hoy tiene mucho monte”, destacó el protagonista que cuando fue a pescar con su amigo de la infancia al Itiyuro a la tarde, una actividad cotidiana para ambos conocedores de la zona. Aguaray está muy cerca de la frontera con Bolivia.

“En ese tiempo, no teníamos cañas de pescar, así que poníamos la tanza con los anzuelos con la carnada y lo atábamos a un palo que luego clavábamos en la tierra y lo dejaba ahí, nosotros lo teníamos que revisar de vez en cuando, atamos los caballos a un árbol y salimos a caminar un poco el monte para ver si podíamos cazar algo”, relató Juan José en el grupo que publican episodios fuera de lo común.

Tras una hora y media, revisaron las improvisadas cañas y volvieron a la búsqueda de vizcachas bordeando el río en la oscura noche salteña.

“Yo iba iluminando con una linterna -continuó Juan José- después de una pequeña lomada de tierra, nos dimos con un pozo muy grande, pero de poca profundidad, donde vimos que se movía algo. Yo alumbré con la luz hacia ese lugar y vimos tres personas, que después, nos dimos cuenta que eran mujeres, por el cabello largo”, detalló el hombre.

Y agregó: “Estaban casi desnudas, pero tenían como unas túnicas con las que se tapaban; vimos en el medio de ellas velas encendidas y de inmediato nos dimos cuenta que eran curanderas o brujas”.

“En eso, escucho a mi amigo que me llama por mi nombre 2 veces. Con mucho miedo, apunté la linterna hacia el lugar y fue igual a cuando hay tres o cuatro caranchos (se asustan y levantan vuelo) eran como pájaros grandes pesados, pude ver a mi amigo tratando de pararse, corrí hasta él, estaba llorando. Lo ayudé a pararse porque estaba casi paralizado del miedo”, sumó el protagonista de la historia viral.

Por último, aseguró que “esa noche no la olvidarán, ya que jamás estuvieron “ante algo malo”. “Tuve la suerte de contarlo”, cerró.

FUENTE: RadioMitre

Sobre el Autor