DAMIAN, EL HUMANO 8.000 MILLONES NACE EN REPUBLICA DOMINICANA.

Este nacimiento supone un hito en el crecimiento demográfico del mundo.

La llegada al mundo de Damián durante la noche de este martes lo ha convertido en el habitante número 8.000 millones del planeta. El protagonista ha llegado al mundo en la maternidad Nuestra Señora de la Altagracia en Santo Domingo, República Dominicana.

El doctor Michael Trinidad ha asistido a la madre de 35 años. Según ha explicado el profesional, el parto se ha producido sin ninguna complicación y el bebé ha pesado 2,77 kilos. Además, ha expresado su orgullo por participar en el alumbramiento del habitante 8.000 millones.

El nacimiento de Damián marca un hito en materia de crecimiento demográfico al llevar a la población mundial a esta cifra que el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) visibiliza bajo el lema “8 mil millones más fuertes”.

La representante nacional del UNFPA, Sonia Vázquez, que ha asistido a este acontecimiento, ha afirmado que la llega del bebé representa «mucha esperanza en que todos los niños que nazcan en este planeta (…) los recibamos con condiciones. Eso es lo que procuramos, cero muertes maternas, cero morbilidades, cero enfermedades y salud».

La población mundial alcanzó los 7.000 millones de habitantes en 2011 y aunque el ritmo de crecimiento demográfico mundial lleva disminuyendo desde 1970, se estima que la población llegue a un máximo de 10.400 millones hasta 2100, según los datos del UNFPA.

La tasa de fecundidad está siendo menor, pero la esperanza de vida sigue aumentando, mientras que la migración internacional da forma al cambio demográfico. La población mundial envejece con rapidez y las mujeres viven más que los hombres. Por otro lado, las tasas de natalidad varían de país en país.

En República Dominicana la población se estimó en 10,8 millones en 2020, con proyecciones de la Oficina Nacional de Estadísticas, con el 82,5% viviendo en áreas urbanas.

Según ha detallado Velázquez, el país experimenta un proceso de envejecimiento constante. Sin embargo, su tasa general de fecundidad, que es de 2,3 por cada mujer, corresponde con la media de la región. Destacan las altas cifras de embarazos de adolescentes que duplican el promedio mundial, lo que supone un gran desafío al que se debe enfrentar.

Desde el UNFPA han destacado que para desarrollar la resiliencia demográfica en el mundo se debe invertir en mejores infraestructuras, educación y atención sanitaria, así como garantizar el acceso a la salud y los derechos sexuales y reproductivos.

Se deben eliminar de manera sistemática las barreras basadas en género, raza, discapacidad, orientación sexual o situación migratoria que impiden que las personas accedan a los servicios y oportunidades que necesitan para prosperar.

Sobre el Autor